La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

lunes, 26 de junio de 2017

El arte de la Manipulación

En los medios de comunicación abundan expertos de toda índole: economistas, nutricionistas, filósofos, analistas políticos, encuestadores, expertos en temas de seguridad, especialistas en autoayuda, en belleza, sexólogos, videntes, cocineros y demás eruditos sin título, o en caso de tenerlo, no hacerle mucho honor.
Se sabe que la imagen muchas veces es más importante que el contenido, alguien que diga algo con un gesto de convicción y firmeza va a ser más creíble que aquel que titubee o que manifieste dudas, aunque sea este último quien tenga la razón.
Existen cursos sobre lenguaje personal y oratoria para convencer a un auditorio, clientes o televidentes, el experto debe verse seguro de su opinión o de los servicios que ofrece. Debe usar un lenguaje que no sea el del común, que aparente un conocimiento más profundo del tema del que se ocupa y que lo reposicione en un plano superior al de sus oyentes.
Se sabe que estos expertos muchas veces se equivocan, pero adoptan un discurso ante estos fallidos atribuyéndole el error a la realidad. Esto suele darse mucho en el caso de los economistas quienes pretenden que las finanzas se adapten a su punto de vista (generalmente sesgado por la ideología) considerando como un error todo aquello que se aparte de su óptica.
Los medios de comunicación que ocupan horas emitiendo la opinión de muchos de estos charlatanes no reprochan estos equívocos, sino que los siguen invitando ya con el mote de "prestigioso/reconocido analista" quizá con el afán de sembrar determinado sentido común que al medio le interesa y no porque se analice la realidad con datos fidedignos.
Se ha comprobado con experimentos sencillos que se puede engañar a catadores de vinos y a críticos de arte poniendo en duda su expertiz, lo mismo se puede lograr con tantos analistas de la realidad en temas políticos, financieros o de salud, temas que son bastante más delicados para la sociedad que los taninos de un Merlot o  los contrastes en una obra de Van Gogh