La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

lunes, 28 de diciembre de 2015

Confesiones de un viejo pecador

Robert McNamara falleció el 6 de Julio de 2009, este hombre fue un funcionario muy importante de los EEUU en plena Guerra Fría. De participar de la 2ª Guerra Mundial (de donde hace una acalorada defensa de la agresiva política estadounidense contra Japón), a fugaz presidente de la automotriz Ford, de allí a secretario de Defensa de los EEUU durante la tensa década del 60 donde integró los gobiernos de Kennedy y Johnson y fue protagonista tanto de la crisis de los misiles en Cuba como de la Guerra de Vietnam. Ésta última quizá fue la piedra en su zapato, la que confinó a quien todos creían que era el "Golden Boy" de la política estadounidense a un segundo plano, dando paso a la figura de Henry Kissinger, pieza fundamental de la Casa Blanca durante gran parte de la segunda mitad del siglo XX.
McNamara en primera persona, a veces cínico, en otras obstinado o astuto como un zorro, ofreció esta entrevista en 2003 combinada con los hechos de los que fue testigo y protagonista. Ésta es la forma de pensar de un político norteamericano de primera línea que quizá nos de una idea del porqué de las actitudes de sus sucesores.






jueves, 24 de diciembre de 2015

La guerra del poco pan y mucho circo

Vivimos inmersos en una gran mentira. La maquinaria del sistema para mantener los privilegios de la clase dominante sin que el pueblo se levante para reclamar lo que le están quitando funciona con la perfección de un reloj suizo. Dominan la justicia, el discurso, los gobiernos, los medios de comunicación, las fuerzas armadas, las finanzas, la administración de alimentos...
Estamos siendo testigos de una deformación de la democracia donde cualquiera tiene voz, pero aquel que no se adapte a cierto discurso deberá someterse a una oclusión que entorpecerá su labor, difamará su discurso y propósitos e incluso puede llegar a su eliminación... discursiva... por ahora.
Lo peor de todo es que estas formas de controlar el discurso tienen un marco legal avalado por los gobiernos y las leyes tendientes a proteger los privilegios de los poderosos y el discurso que les conviene, claro que jamás van a aceptar que están avasallando la libertad de expresión, sino que se citan la violación de leyes menores, la no renovación de licencias o contratos, y claro, los trabajadores de esos medios independientes desaparecidos quedan a merced de los empresarios que eran su competencia así que tendrían que cambiar su discurso si quieren trabajar en otra parte. Esto es muy útil para jactarse de la inexistencia de "listas negras", nadie será perseguido por haber trabajado en un medio "sancionado" pero difícilmente pueda desenvolverse con la misma libertad que antes.

El tiempo de las tiranías nobles y las censuras útiles
Para mantener este poder y darle una apariencia legal, se utilizan toda clase de organismos controladores gubernamentales que entienden la ley según su conveniencia. Los medios de comunicación no son la excepción, si bien en su inmensa mayoría son empresas privadas y sostienen la retórica capitalista en el discurso, nunca falta alguno que molesta a las clases dominantes, que se preocupa por los derechos de quienes no tienen voz o que corre el velo de mentiras que medios y gobiernos nos tienden para mantenernos mansos y dominados. Los organismos de control gubernamental de medios de comunicación cumplen la función de cuidar el rebaño. Si entre aquellos que están sometidos al monitoreo hay alguno que no se ajusta a los intereses de la clase dominante, siempre aparecen engorrosas normativas y leyes que se dicen violadas para eliminar al descarriado de manera "legítima", usando la ley. Si es necesario, algún tribunal dará curso a la decisión del ente y listo, un nuevo acto de censura legal se habrá cometido para acallar medios contestatarios. Habría que contar con los dedos de una mano cuántos grandes grupos económicos sufrieron sanciones de entes reguladores y de éstos cuántos las cumplieron. Por lo general los entes reguladores de medios hostigan a cadenas pequeñas, con escaso poder de lobby judicial, indeseables incluso para los otros medios que no alzarán la voz contra este acto de censura, a sabiendas de que a ellos jamás les ocurriría, en el fondo, los medios hegemónicos controlan al ente que los regula.
No omitamos el papel de la (irónicamente llamada) justicia, en la mayoría de los países el poder judicial es la última voz del poder, lo que le da un marco legal a todos los atropellos, si la causa es contra una persona pobre, una empresa pequeña, el proceso toma la velocidad del rayo y casi siempre, se define en contra del más débil. Si por el contrario, el denunciado es un multimillonario o una empresa oligopólica la causa se tornará eterna con toda clase de dilaciones, apelaciones, medidas cautelares, sumada a la lógica tardanza proveniente de muchos jueces y fiscales con pocas ganas de investigar a sus patrocinadores. El sistema judicial es la herramienta que tienen actualmente las clases dominantes para legitimar el atropello, y es su mejor excusa para que no se acuse al régimen de dictadura. Los grupos de tareas de las viejas tiranías hoy son los entes reguladores, los estudios de abogados y los jueces acólitos.

El corto documental que traemos hoy refiere al proceso llevado a cabo por un ente regulador de medios británico (la OfCom) contra un medio de comunicación iraní, TVPress, aquí se puede ver como las batallas mediáticas son la forma de neo-guerra que se torna habitual en nuestros tiempos. La batalla por dominar el discurso, por ocultar la disidencia, por repetirnos continuamente lo que está bien y lo que está mal, algo que antes hacía la Iglesia, ahora lo hace el noticiero de la noche. Es algo no menor, sino cómo harían las oligarquías para lograr que la mayoría de los ciudadanos sigan eligiendo gobiernos pro-oligárquicos contrarios a las clases trabajadoras?






domingo, 20 de diciembre de 2015

La fábrica del olvido se anota nuevos triunfos

En estos tiempos donde el Neoliberalismo gana terreno y algunas democracias progresistas, contestatarias se encuentran con dificultades, viene bien hacer una mirada retrospectiva para no olvidar ciertos aspectos que nos preocupan de nuestra realidad aunque nos toque estar en minoría.
Hoy compartimos un documental de la Televisión Española (si, aunque cueste creerlo) sobre los vicios del capitalismo feroz. El programa tiene unos años, pero el mensaje no sólo está vigente, sino que toman un tinte paradójico algunos de sus pasajes con el correr del tiempo.
El segmento más paradigmático es el vinculado a la República Argentina, país donde ayer se cumplieron 14 años apenas del estallido social que derribó el sistema neoliberal y a los políticos que lo sostenían. Llamativamente, el 10 de diciembre pasado asumió otro gobierno neoliberal en ese país. ¿Los procesos de olvido de la crisis duran apenas 14 años? Lo que en términos históricos es una minucia.
Con testimonios de referentes intelectuales destacados (José Saramago, Eduardo Galeano, Adolfo Pérez Esquivel, entre otros) se menciona las cuantiosas ganancias de las multinacionales que superan el PBI de varios países de Europa Occidental. También se hace mención a la influencia de los medios en relación a una idea que sostenía Jean Luc Godard (y que da título a nuestra publicación):
El papel narcótico de la televisión radica en fabricar el olvido
Las banalidades que se muestran en los medios informativos hoy en día y la represión sobre cualquier expresión que aliente el pensamiento crítico en medios masivos de comunicación, aspiran a una despolitización de la población, para que estas no cuestionen el poder de las clases dominantes y se les torne más difícil formar una oposición crítica y organizada. Estos poderes fácticos saben que los medios masivos de comunicación operan directa o indirectamente como vectores del discurso de las masas.

En momentos donde nos preguntamos si hemos aprendido algo, seguimos en la lucha por las ideas.







viernes, 18 de diciembre de 2015

El destino de toda burbuja es reventar

El neoliberalismo tiene un comportamiento característico en cada país que se instala, más allá del previsible rumbo económico que se desarrolle, los gobiernos afines al libre mercado tienen 2 opciones: fomentar una estrategia de shock o imponer cierto clima festivo que renueve la lógica neoliberal para que a nadie se le ocurra ponerla en duda.
La primera estrategia ha sido empleada en los llamados tiempos de cambio, cuando un país abandona políticas desarrollistas, keynesianas o incluso socialistas para adentrarse (por voto popular o por la fuerza) a un sistema de libre mercado. La segunda es una forma de "reciclado" del modelo en países que ya están bajo su yugo y por lo general consiste en alentar cierto tipo de negocios (generalmente especulativos) que en un principio pueden ser aparentemente beneficiosos para un sector de la población, pero que al no sostenerse en la producción, a la larga termina suemiendo al país en la crisis.
El neoliberalismo necesita seducir a la población para aferrarse al poder (siempre que no se incurra en la metodología del miedo), no es de extrañar que amplios sectores de clase media se vean conformes con modelos que alienten el consumo a precios rebajados, sin importar que ésto se produzca por una apertura indiscriminada de importaciones que destruya la producción local o en una rebaja abusiva de impuestos a ciertos sectores de la producción.
En Europa se dio el caso de particular de los "booms" inmobiliarios, grandes empresas que se endeudaban para hacer ambiciosas construcciones que luego serían tasadas muy por encima de lo que realmente valían, clientes que, endulzados por las facilidades del modelo, estaban dispuestos a acceder a ellas bajo cualquier costo,  bancos y toda clase de financieras participaban otorgando préstamos y financiando negocios que nadie sabía como terminarían, pero mientras se llevaban su tajada. Todo era una fiesta.
En el caso particular del documental, se ve lo que ocurre en España, país donde algunos medios de comunicación celebraron algunos giros a la derecha que dieron ciertas democracias americanas recientemente. Si el camino de la "buena senda" es el que siguió España, dudo entonces que tengamos que alegrarnos nosotros, el libre mercado español se sostuvo en base a deuda privada y pública para mantener la fiesta de la burbuja inmobiliaria. Los privados querían conservar su negocio confiando en la capacidad de pago de sus clientes que no tardaron en caer en la ruina, mientras el estado, a sabiendas de que estas operaciones tarde o temprano se caerían en cadena, omitió cualquier advertencia para seguir cobrando los impuestos de cada operación.
Aquí se observa cierto grado de ¿inocencia, cinismo, malicia? de los cultores del libre mercado, ignoran o niegan que en el futuro el sistema se tiene que caer. La demanda de inmuebles comenzó su declive cuando aún había construcciones en marcha, pero claro, si las filas de desocupados españoles se incrementaban cada vez más, ya no tenían potenciales clientes, su universo se había achicado, y los que se salvaron, ahora eran presa de la preocupación e inteligentemente optaron por ahorrar su dinero. La fiesta se termina cuando a los clientes no se los puede convencer más del derroche desprejuiciado. Es ahí donde el modelo se rearma.
Lo cierto es que el estado español tuvo que salir a salvar bancos de la quiebra (a los clientes que los ayude dios), mientras algunos pocos pícaros fugaron sus ganancias a algún paraíso fiscal antes que todo estallara.
Cuidado con los globos de colores que nos ofrece el libre mercado para que caigamos en su trampa, los globos nos los regalan, pero los alfileres se los quedan ellos.







domingo, 6 de diciembre de 2015

La doctrina del Shock


Este documental basado en el libro de Naomi Klein analiza la forma en que se implementa la doctrina neoliberal planeada por el economista estadounidense Milton Friedman cuya base está en la Universidad de Chicago. Ésta universidad formó un gran número de renombrados economistas de todo el mundo que difundieron esta doctrina, a éstos discipulos se los dió en llamar los Chicago Boys.
Friedman estudió cómo su plan económico puede ser instalado en cualquier país siempre que se generen condiciones de crisis previa que hagan admisible su implementación.
claramente el modelo Neoliberal no es un sistema que cualquier trabajador o jubilado elegirían para prosperar, pero se sabe que si a la sociedad se la somete a crisis recurrentes, a procesos de negación/olvido del pasado, ésta es capaz de creer en que el neoliberalismo es la "única salida posible".
Milton Friedman
Las recetas de Friedman son harto conocidas:

  1. Reducción del gasto público: Esto implica despedir gran parte del personal que trabaja para el estado, acusado de ser burocrático, lento y por mantener empleados "ociosos". como los estados neoliberales no se hacen cargo de la suerte de los despedidos (confiando en que los asimile el mercado) se incrementa la desocupación y la calidad laboral en general decae. En un escenario de desocupación alta, los trabajadores activos son capaces de aceptar peores condiciones (más horas de trabajo, sueldos más bajos) por temor a perder el puesto.
  2. Reducción del estado: Se propone vender bienes públicos para que sean explotados por empresas privadas. El sueño de Friedman es que el estado sólo se encargue de administrar las fuerzas armadas, los tribunales y algunas carreteras inviables para el capital privado. 
  3. Completa liberalización del mercado: Eliminar aranceles que entorpezcan la libre circulación de bienes. Esto se propone como una medida anti inflacionaria porque implica abrir las importaciones, lo cual perjudica la industria local al permitir la entrada de productos más baratos. Esta medida también colabora con la desocupación, las empresas locales empiezan a cerrar al no poder competir con los bajos precios.
  4. Disminuir la "presión fiscal" sobre la producción: Esto debemos traducirlo en menos impuestos para los ricos. El mito se instala en la falsa teoría del derrame, según la cual, si los empresarios pagan menos impuestos, pueden invertir ese dinero extra en generar más fuentes de trabajo. Esto no ocurre nunca, lo lógico es que los ricos al disponer de más dinero, lo depositen en el extranjero o lo gasten en lujos. Los defensores del neoliberalismo tienen una mirada extremadamente sobredimensionada del altruismo empresario al que le atribuyen una bondad e interés por sus trabajadores que históricamente rara vez se vieron en empresas grandes y no tanto.
  5. El modelo de libre mercado es inseparable de la democracia: Esto es falso, más allá de algunos triunfos en elecciones en los 90, las dictaduras del Plan Cóndor, la autocracia de Alberto Fuyimori en Perú son pruebas cabales de que el neoliberalismo cunde cuando se recortan las libertades, si no se consigue "schockear" a la población de otra manera.

Los servicios de inteligencia de EEUU se vieron interesados en cómo ciertos experimentos de psiquiatría en los cuales se sometía a los pacientes a pruebas de electro-choques (shocks eléctricos) se lograba que éstos pacientes olvidaran parte de su pasado o incluso lo recrearan tomando como ciertos sucesos que nunca habían ocurrido. El plan era ver cómo llevaban esta práctica no a un individuo, sino a una comunidad: mediante la represión, el terror y el caos.
Para llevarse a cabo el modelo neoliberal, era necesario hacer experimentos previos, ¿qué mejor que empezar con apartados países del extremo sur de América?

Ronald Reagan y Margareth Thatcher
Algunos conejillos de India
En el marco del Plan Cóndor, las dictaduras de Pinochet (Chile) y Videla (Argentina) aplicaron el dogma de libre mercado por medio del terror. En el caso chileno sabemos que se generó el marco previo de crisis durante el gobierno de Salvador Allende para hacerle creer al pueblo de que la intervención militar era necesaria e inevitable para "salvar al país del marxismo-leninismo". Con la dictadura instalada era vital generar temor por el terrorismo, según la cual, cualquiera que se opusiera al modelo (sin importar que lo hiciera pacíficamente) era visto como un apátrida, terrorista que debía ser extirpado de la sociedad. Esto producía el efecto deseado: un pueblo temeroso capaz de aceptar cualquier medida de sus tiranos. En los estados afectados por el Plan Cóndor se llevaban a cabo operativos represivos a plena luz del día, lo que era intimidatorio para los testigos pasivos de la situación.
Luego de lograr el endeudamiento de Latinoamérica, llegó el turno de llevar el modelo neoliberal a Europa, donde existía un divulgador de la doctrina, el economista Frederik von Haiek. El primer paso se dió en Gran Brataña donde la encargada de llevar a cabo las medidas neoliberales fue Margaret Thatcher. La "Dama de Hierro" no la tuvo fácil en un principio, las medidas adoptadas generaron protestas y su popularidad cayó a niveles muy bajos, pero hubo un acontecimiento salvador: la Guerra de Malvinas, que le sirvió a Thatcher para salvar su imagen embanderándose en el patriotismo británico. El triunfo en la gesta le sirvió a Thatcher para privatizar los servicios públicos. Además el Reino Unido en este tiempo había ganado un poderoso aliado, en EEUU había asumido como presidente el ex actor Ronald Reagan, otro seguidor de las ideas de Friedman.
La caída de la URSS fue aprovechada por los neoliberales que desperdigaron la doctrina por todo aquello antes ubicado "del otro lado de la cortina de hierro", hasta en la misma Rusia que incrementó su número de pobres de manera alarmante. Lo que el libre mercado le dejó a Rusia fueron mafias encabezadas por oligarcas multimillonarios y 70 millones de pobres


Los mitos neoliberales también se fundan en temores
Las crisis producidas durante los 90 fueron recurrentes. En estas crisis nunca pierden las élites, sin embargo son el aviso a los pueblos para que ajusten el cinturón. Cada crisis sirve para fomentar preocupaciones, operan como profecías autocumplidas, porque es en estos períodos donde los empresarios tienen luz verde para abusarse de los trabajadores.
Sucesivas caídas de distintas bolsas de valores: Efecto Tequila, crisis asiática, brasileña, turca hasta el estallido social de Argentina en 2001 provocado por las medidas exigidas por el FMI.
Lo que vino fueron los "shocks" sobre los países ocupados por EEUU en el marco de la inviable guerra contra el terrorismo, derivada del 11-S, otro efecto de shock en el cual el horror generado por los sucesos de Nueva York sirvieron para que los ciudadanos estadounidenses resignen libertades en nombre de la seguridad. Así, un grupo de empresas de EEUU se encargaron de hacer ganancias en medio del caos iraquí mientras sustraían todo el petróleo que podían.

No son pocos los difusores del neoliberalismo que hablan de "modelos fracasados" en referencia al socialismo, sin embargo no se hacen cargo de las fallas del modelo de libre mercado cuyas crisis periódicas parecen inevitables. Hay que ver cuánto del fracaso de los modelos alternativos es atribuible a las conspiraciones internas que promueven las crisis para que una nueva etapa neoliberal aparezca como la solución.


viernes, 4 de diciembre de 2015

¿La televisión golpista se creó en México?

En estos tiempos se observa un nuevo dominio sobre las masas, ya los sistemas defensores de privilegios de clase no se imponen a través de tanques o fusiles, sino mediante la tarea fina de los medios de comunicación.

La "Telecracia"
Esta es una deformación de la democracia en la cual  los sectores populares no establecen con libertad sus inquietudes sino lo que le han hecho creer cuáles deben ser sus inquietudes, y quienes se encargan de esa labor son las empresas que divulgan información a través de canales de tv, emisoras de radio, páginas web y periódicos.
Nos centramos en la tv porque es el medio que más impacto genera, aquello que nos entra por los ojos repercute más en nuestras emociones, lo cual produce respuestas airadas de los televidentes que se apartan del pensamiento crítico ante noticias mostradas como conmovedoras de la sensibilidad social.

Los conductores y periodistas de grandes medios de comunicación de arrogaron de un tiempo a esta parte el atributo de ser la conciencia popular, los indicadores del sentido común, así como jueces y fiscales acusadores a la hora de analizar la realidad. Y como ya sabemos, quien está demasiado sensibilizado y/o desinformado, disminuye su juicio crítico.
En estos tiempos es imposible que una noticia sea presentada de manera neutral para que el consumidor de la misma sea quien la procese según su criterio, en los medios se califica de manera exagerada sentando posición en temas como la política, casos de inseguridad, rumores del mundo del espectáculo, economía y hasta en un análisis de eventos deportivos. Muchas veces estos análisis están errados, son exagerados e injustos. Pero no interesa informar al pueblo, sino imponerle una idea desde el punto de vista del medio sin importar lo apartada de la realidad que ésta esté, ni si afecta los intereses ciudadanos, lo que los medios buscan es sostener su punto de vista y trasladarlo a la sociedad como único análisis posible, y no la veracidad de la información ni del análisis adjunto.
Jacobo Zabludovsky, periodista de derecha mexicano (1928-2015) 

Los medios y la discriminación
Los medios de comunicación imponen costumbres, el papel de cada sector en la sociedad y determinan parámetros de belleza. Las mujeres suelen ser bastante afectadas, las publicidades donde se las confina a tareas tradicionales como el cuidado del hogar, la cocina y la crianza de los niños son una constante en América Latina. Muchos programas de tv hegemónica usan el cuerpo de la mujer como objeto sexual, para captar audiencia y se castiga de forma subrepticia (y a veces no tanto) aquellas cualidades que escapan del encuadre de belleza que nos imponen. La lógica "europeizante" de nuestros medios de comunicación hacen que en las publicidades, en las ficciones y en la mayor parte de los programas de tv predomine la blancura europea de sus integrantes y el prototipo de belleza "blanca" incluso en países de Latinoamérica donde la población blanca es una considerable minoría.
Lo que suele ocurrir es que el mestizaje se asocia a la pobreza, en América Latina (y un poco más allá también) se ha dado la situación de que las diferencias sociales se trasladan a diferencias étnicas: la clase alta, empresaria es blanca, admira los estilos europeos y trasladan esos gustos a través de medios de comunicación que también son manejados por empresarios. Hay muchos blancos en la clase dirigente y muchos mestizos en las clases más bajas y sometidas. Éstos últimos aparecen en tv sólo para publicidades de caridad, en documentales o en algún informe que refleje la pobreza no con el fin de solucionarla, sino con el propósito de extorsionar al presidente de turno. También los pobres (generalmente mestizos, alejados del paradigma de belleza que habíamos mencionado) participan de la tv "circo": talk shows, programas que muestran toda clase de bajezas o en informes sobre operativos policiales en barrios "peligrosos" (o sea, pobres) para entretenimiento no sólo de las clases medias, sino de los mismos pobres.
Otro sector olvidado de los medios de comunicación son los ancianos, no tienen publicidades destinadas a ellos y rara vez se los hace protagonizar ficciones. Todos los mensajes de la tv están dirigidos a la juventud y a la franja etaria media, si usted tienen más de 60 años, adáptese a ese panorama.
Los medios nos imponen toda clase de modas, es una forma de ver nuestra capacidad de ver cuánto queremos pertenecer. Las modas no son a causa de lo que espontáneamente consumen las masas, sino de aquello que los medios nos indican que "está de moda" y para pertenecer, lo consumimos: desde ropa, cortes de pelo, tipo de música y hasta tipo de comida que consumimos.

El poder de la manipulación de las masas
Se sabe que el control de la población a través de técnicas variadas es algo que viene preocupando a los poderes fácticos desde hace décadas. Los proyectos como el MK Ultra, los estudios del Instituto Tavistock o la teoría del Shock se fueron asimilando a través de estudios de Marketing, que hacen algo más que estudiar cómo venderte algo que no querías comprar ni necesitabas, sino que te pueden generar preocupaciones que no tenías ni existen razones para tenerlas, pueden hacerte votar un candidato que te parecería revulsivo en circunstancias normales, son capaces de hacerte creer que cualquier situación de bienestar es una crisis o que todo está normal aunque el país se caiga a pedazos. Son los que nos hacen mirar el arbol, así ignoramos el bosque.
Quizá la última dictadura tradicional de la historia ya haya ocurrido y estemos ante una nueva forma de sometimiento donde los dictadores se disfrazan de gente buena propensa al diálogo... pero con objetivos inconfesables.
Grandes corporaciones de medios que se apropian con guiños de la justicia de medios pequeños, animadores de programas que por medio de una estética bizarra (ya sea disfrazados de payaso, dando monologos de stand up, apelando al insulto como forma de analizar la realidad invitando a los espectadores a indignarse con ellos), programas que ridiculizan a la clase política de la cual obtienen privilegios, presidentes magnates procesados con causas pendientes.... ¿esto pasa solo en México? Creo que en cada uno de nuestros países hay ejemplos similares.
Los medios de comunicación se han dado cuenta del poder enorme que tienen para manipular a las masas y lo están usando, incluso a costa de hacerle elegir al pueblo cosas que lo terminarán perjudicando, pero claro, son ellos los responsables de NO mostrar ese perjuicio cuando ocurra, o de hacerlo cuando necesiten que el poder aparente (o sea el político) cambie de títeres... jamás cambian los titiriteros.




Hoy México es un estado con graves problemas de mafias del narcotráfico y una endémica desigualdad social, paradójicamente el signo político del estado mexicano no ha variado mucho, es un país gobernado desde hace más de 30 años por gobiernos de corte neoliberal, el mismo tipo de gobierno que se propone resolver el problema narco en otro países de América Latina (Colombia, Perú, Paraguay y ahora Argentina) cuando se sospecha del dinero de la droga en las campañas políticas de partidos de derecha y la remoción autoritaria de funcionarios que investigan demasiado a los narcotraficantes buscando una solución al asunto. Estas "nuevas derechas" elogian el proceso democrático mexicano mientras cuestionan duramente a gobiernos como el de Venezuela, importa mucho más el presidio de conspiradores como Leopoldo López que la entrega por la policía de 43 estudiantes para que sean asesinados por sicarios narcos en Ayotzinapa, México.
Este buen documental mexicano nos revela que las tiranías tienden a perfeccionarse, incluso con una estética que ni George Orwell había anticipado.

 "La mejor tiranía es la que mantienen a sus sometidos ignorantes de su esclavitud"