La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

miércoles, 2 de abril de 2014

La historia de la bomba atómica y las mentiras de Hiroshima

Un refrán afirma que "En las guerras la única que gana es la mentira", lo cual no fue la excepción en la Segunda Guerra Mundial (SGM) ante el uso innecesario del arma de destrucción masiva más poderosa y horripilante construida por el hombre: la Bomba Atómica.
Este revelador documental francés emitido por la Televisión Española (TVE) nos da a conocer el interés de los gobiernos británico y estadounidense por desarrollar esta bomba ante el temor que el régimen de Adolf Hitler la obtuviera primero.

En el papel que EEUU pretendía cumplir luego de la SGM como superpotencia dominante no podía faltar un arma fuertemente intimidatoria, para ello había que mostrarle al mundo su poder destructivo a modo de "objeto disuasorio".
El gobierno de Franklin Delano Roosevelt formó un grupo integrado por científicos, empresarios y militares (que dio en llamarse el Complejo Industrial-Militar de EEUU) para, entre otros menesteres, desarrollar la bomba atómica bajo el Proyecto Manhattan. A este grupo adhirieron grandes corporaciones como Dupont, Monsanto, Kellog's, Carnegie y Union Carbide, entre otros.
Los estudios iniciales requirieron de los trabajos desarrollados por científicos de renombre como Albert Einstein y Enrico Fermi en el campo de la física nuclear.

Robert Oppenheimer
Todo esto ocurría mientras Roosevelt declaraba que EEUU era neutral en la contienda, el Presidente sabía que en cualquier momento iba a dejar de serlo, pero para eso se necesitaba una excusa (Pearl Harbor) y tener la economía recuperada gracias a la industria bélica que se desarrolló durante su gestión.
El equipo de investigación que  trabajó para la obtención de la bomba estaba fascinado por los elementos radioactivos, tanto que estudiaron los efectos sobre aquellos miembros que fueron contaminados por mala manipulación de los mismos. No conformes con ello adhirieron a la realización de experimentos secretos antes y después del fin de la SGM sobre pacientes a quienes no se informó de las pruebas (ya hablamos de esto en otra nota sobre Experimentos Secretos sobre civiles en EEUU).
La pata científica del proyecto fue liderada por Robert Oppenheimer y el militar quien siguió atentamente el progreso del mismo fue el General Groves quien, junto al gobierno de EEUU, creía que la bomba debía ser utilizada durante esta guerra.
Se inició una campaña contrarreloj. EEUU quizá obtuvo su pretexto para intervenir en la SGM (ataque a Pearl Harbor, luego de meses de trabas comerciales estadounidenses al Japón) un poco tarde, el uso de la bomba sobre Alemania quedaba descartado dada la pronta caída del Tercer Reich. Pero al menos quedaba peleando Japón...

El imperio japonés había quedado solo, con sus aliados del eje derrotados (Alemania e Italia) y con la entrada de EEUU a la contienda, era cuestión de días esperar su rendición. Sin embargo el orgulloso Emperador Hirohito continuaba afirmando públicamente que "no se rendiría jamás" aunque inició tratativas con Moscú para pactar una rendición que le permitiera mantener su trono luego de la misma. Se sabía que los nipones estaban siendo arrasados en el Pacífico, perdían cada vez más terreno, ya estaban siendo bombardeados por armas convencionales en la propia capital Tokio y el bloqueo comercial norteamericano les impedía conseguir armas nuevas, combustible y municiones. Japón dejó de ser un rival de riesgo, a su emperador sólo le molestaba la renuncia incondicional reclamada por EEUU y mientras esto siguiera en pie, seguiría luchando.
El horror se do el 6 de agosto de 1945, el avión Enola Gay lanza la bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima. el ya presidente Harry Truman argumentó la necesidad del uso de esa bomba abominable para parar de una vez la guerra y evitar así la matanza de soldados estadounidenses... no será la primera ni la última vez en la historia que los EEUU exageren la peligrosidad de un rival para justificar un acto propio aberrante. Pocos días despues, el 9 de agosto, la segunda bomba cae sobre Nagasaki.

Ambos ataques fueron alevosos, ya las tropas soviéticas habían capturado a soldados japoneses y tomado el control de la región china de Manchuria. Los rusos estaban prestos para invadir Japón como hicieron con Alemania, pero ni EEUU ni Gran Bretaña estaban dispuestos a cederle a Stalin el privilegio de acabar con la guerra. No, ese era un acto que debía arrogarse para sí el país que aspiraba a convertirse en el imperio más descomunal de la historia de la humanidad, los Estados Unidos de América, y de qué manera, masacrando en un instante a centenares de miles de inocentes. El plan era mostrar el poderío de los EEUU.
El fin de la guerra se produjo pocos días después con un arreglo entre Truman e Hirohito. EEUU le permitió a este último permanecer como emperador de Japón a cambio de ceder mucho de su soberanía. EEUU así impedía que la URSS se extendiera sobre Japón, viejo anhelo ruso desde la guerra perdida en 1904 (Guerra ruso-japonesa).




Japón cedió mucho más, EEUU ubicó bases militares aún activas en su territorio y permitió que médicos estadounidenses estudien los efectos de la radiación de las bombas en sobrevivientes y descendientes de éstos en total secreto de la sociedad japonesa.
Los efectos de la radiación fueron minimizados o ignorados descaradamente por altos referentes políticos de EEUU.
Sin duda la bomba atómica se convirtió en un arma que permite a los países que la poseen (EEUU, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China, Israel, India y Pakistán) sentarse con una carta ganadora en cualquier mesa de negociaciones ante cualquier conflicto que surja, es más que nada "disuasoria", pero si ya la usaron una vez...
Algunos de estos países, con los años, se preocuparon por que estados como Irán, Siria, Corea del Norte, Libia (con Gadafi), España (durante el Franquismo), Argentina (en el primer gobierno de Perón) o Irak (de Saddam Hussein) por ser los "malos" de turno para la comunidad internacional (entiéndase EEUU y Europa occidental) desarrollaran armas nucleares por el temor que eso implicaba para la humanidad. Se presume que en la mayoría de los casos esos temores eran infundados aunque sirvieron para desestabilizar a varias de estas naciones. El temor radica en que los poderosos de siempre se vean intimidados y en igualdad de condiciones con países que podrían no seguirles el juego de dominio.

No te olvides que el único país que usó la bomba atómica fue EEUU... menos mal que son los "buenos".