La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

sábado, 7 de diciembre de 2013

La cigarra no es un bicho

¿Nos educan para ser o para obedecer?

¿Entre las tribus africanas no habrá nacido alguna vez quien tenía capacidad para ser el mejor ingeniero de la historia?
¿Quien debió ser el descubridor de una vacuna contra el SIDA no habrá pasado su vida criando llamas en Bolivia?
¿El que debió ser el mejor piloto de aviones de todos los tiempos habrá volado alguna vez en uno?
Todas estas preguntas tienen que ver con un incómodo problema que se prefiere ocultar para no subvertir el orden establecido pero que consiste en analizar si la educación que recibimos nosotros, nuestros antepasados y que recibirán nuestros descendientes es efectiva para potenciar el talento o más bien para atrofiarlo.
Muy probablemente el sistema educativo moderno esté más cerca de lo segundo, alguien dijo alguna vez "no quiero que la escuela arruine mi inteligencia", hoy día a los niños y adolescentes se les enseña a memorizar fechas, nombres de ríos y de próceres, la tabla del 7, pero no se busca que esos jóvenes usen el razonamiento para resolver problemas ni para potenciar la lógica, esto es, acostumbrarse a afrontar desafíos para resolverlos de la manera lo más rápida y eficiente posible.
Tampoco este sistema educativo potencia el pensamiento crítico, quizá el temor sea a que los alumnos cuestionen en algún momento el sistema escolar, que de hecho algunos lo hacen: niños tildados de "problemáticos" o hiperkinéticos que son destinados a psicólogos para tratar su rebeldía a aceptar mansamente el statu quo y también adolescentes cuyos reclamos son observados por ojos condenatorios bajo la excusa de "deben ir a la escuela a estudiar y no a hacer política" sin importar que los reclamos sean por problemas edilicios o falta de calefacción en los colegios que obviamente hacen muy difícil estudiar correctamente.
Así como las cárceles son concebidas por la sociedad de hoy como un lugar de castigo (y no de reinserción) para los delincuentes, la escuela parece aceptarse como un lugar de donde uno va a salir adoctrinado con los principios del modelo impuesto y no como una persona a la que se le potenció su rama de la inteligencia más favorable y que esté en condiciones de criticar al modelo con argumentos sólidos. Lamentablemente nuestro sistema educativo está orientado a formar personas productivas en detrimento de potenciar la creación ya sea artística o científica.
Lo cierto es que cuando una persona egresa de la escolaridad con casi 20 años, ya le queda muy poco de
aquel talento inicial para explotar y posiblemente esté "contaminado/a" por malas experiencias escolares. Quizá allí nos perdimos a un físico mejor que Newton porque le fue mal en matemáticas durante su escolaridad ligando el rechazo a una ciencia por las notas que se sacó. Tampoco olvidemos el papel de los maestros, muchos son meros burócratas que no demuestran ningún placer en dar su materia ni interés porque sus alumnos aprendan. Esta situación empeora cuando los docentes son mal pagos y recurren a medidas de fuerza que se traducen en menos días de clase.
Cambiar el modelo no sería cosa fácil dado que los maestros actuales recibieron este tipo de educación, así como los maestros de ellos, y así siguiendo por unas cuantas generaciones.
En algunos países se piensa que la educación privada es mejor a la gratuita y pública. Esto es cierto sólo en determinados aspectos. Puede darse que por clase existan menos alumnos (no llegar a 30) en los colegios privados, lo cual haría las clases más personalizadas y ordenadas que en muchas instituciones públicas donde los cursos podrían exceder las 50 personas. Sin embargo muchos colegios privados se dedican a formar personas para vivir en cierta élite o a manejarse en determinados círculos sociales sin enseñarles más respeto por el prójimo ni a interactuar con pares de clases más bajas. Sin hablar de los colegios religiosos que pretenden de su alumnado una ausencia total de actitudes contestatarias o alborotadoras so pena de pedir a los padres del niño/a su cambio de escuela porque es dificultosa su integración al resto del grupo.
Tampoco es de soslayar el papel de los padres, muchos están más interesados en que su progenie cumpla aquellos objetivos donde ellos fracasaron sin contemplar la posibilidad de que los hijos puedan tener intereses diametralmente opuestos a los de sus padres. También están los jóvenes provenientes de hogares conflictivos y que la escuela no puede siquiera contener (en muchos casos se termina abandonando la escolaridad) y se corre el riesgo que esta gente termine repitiendo la historia de sus padres. También están los que sufren por problemas económicos: hambre y enfermedades colaboran para el abandono escolar. Tampoco ayudan los mandatos familiares, hay muchas familias que cuentan con 3, 4 o más generaciones de integrantes en la misma profesión, ignoramos si allí no nos perdimos a un genetista de la hostia por la presión de ser un mediocre abogado como su padre, su abuelo y seguramente lo será su hijo.
Últimamente muchas familias ejercen una presión sobre las crianzas que asemeja los tiempos y obligaciones de éstas a los de los adultos. Al horario escolar se debe sumar clases de idioma (aún es deficiente lo que se enseña en muchas escuelas), práctica de 1 o 2 deportes, quizá también alguna actividad artística como pintura, danzas o piano y hasta la participación de otras actividades como los grupos de scouts, todo esto según lo que los padres esperan de su hijo aunque no necesariamente respetando sus gustos o explotando su talento. Muchos niños, desde pequeños, ya se acostumbran a que tienen que obedecer a alguien, a que no pueden defraudar a quienes confían en ellos y a competir contra otros bajo la creencia de ciertos padres que todo esto prepara al infante para "el duro mundo de hoy". Si apenas le queda tiempo libre al niño para ser feliz, desde ya mi admiración.

¿Adónde están los genios?
Se cree que existen 7 tipos distintos de inteligencia (cuya definición debemos tomar como más amplia) y no todos estamos aptos para desarrollarlas equitativamente. Algunas escuelas especiales se dedican a potenciar el talento de los estudiantes según el tipo de inteligencia a la que es más afín (y luego de medirles su coeficiente intelectual IQ), pero son emprendimientos privados, por ende pagos. Así que si naciste pobre, pero tienes un potencial enorme, difícilmente estos establecimientos te ayuden.
Esto lidia con una cuestión ética, se corre el riesgo de discriminar a los niños según sus capacidades, y así los "no aptos" deberán conformarse con la educación común.
Nos diera la impresión que en el pasado abundaban los genios, sin embargo esto puede discutirse, no es que ahora haya menos genios, sino que antes (épocas de Newton, Da Vinci, Beethoven, Voltaire, Tesla) las prácticas autodidactas eran mucho más habituales, y cada uno estudiaba aquello donde se sentía más capaz, había más chances de desarrollar el talento. Ahora la uniformidad educativa tiende a acotarlo.
Uno de los mensajes para los que se equivocaban

3301
Probablemente ligado a lo anterior, sorprendió a muchos la llegada de un extraño mensaje entre 4 y 5 de enero de 2013 sobre una extraña organización llamada 3301 Cicada (cigarra o chicharra en inglés).
A través de internet muchos recibieron un mensaje en inglés esos días donde un grupo anónimo decía buscar las mentes más brillantes. Este mensaje estaba firmado por "3301". Para ello, se invitaba a los interesados a resolver acertijos, decodificar mensajes encriptados y una amplia variedad de problemas con un nivel creciente de dificultad. La buena resolución de estos desafíos llevaban a los competidores a una dirección de internet que les planteaba un problema nuevo.
El desafío estaba destinado a la búsqueda de personas muy inteligentes que no se frustraran ante los fracasos, muchos de estos problemas tenían soluciones falsas, por lo cual había que replantearlo.
Poco se sabe del premio para quienes sortearan todos los desafíos planteados y quienes fueron los "ganadores". Algunos piensan que se trataría de alguna organización de hackers que pretende reclutar nuevos integrantes, otros hablan de una búsqueda de talentos de la NSA (National Security Agency) o de grandes empresas de internet como Google o Facebook.
Quizá este misterioso grupo busca captar aquellos talentos ocultos, si algo quedó de ese caudal inicial reformado por la escolaridad y la adultez. Lo cierto es que muchos esperaban para el 5 de enero de 2014, a un año de la primera convocatoria y dado que 3301 lo prometió, que se abra otra con nuevos desafíos.
Dejamos el debate abierto, la inquietud nace de ver tanta gente que se jacta de su nivel académico, de los títulos logrados que sin embargo terminan pensando como cierto poder establecido quiere sin que estos profesionales lo noten, creyendo en su propia independencia y criterio de pensamiento. Sin embargo, apartados de su especialidad, ciertas opiniones demuestran una ignorancia y una falta de análisis crítico que muchos de ellos sólo le adjudican a los pobres por la escasa educación que recibieron.
¿Este sistema crea profesionales útiles y dóciles colaborando con la separación de clases?
Siempre es emotivo el primer día de clases en la vida de los niños, es allí donde los padres piensan que para ese retoño la vida cambiará para siempre desde ese momento... y mucho más de lo que ellos creen.